Publicado: 21 de Mayo de 2018

Las creencias son las convicciones que definen y regulan nuestros patrones de pensamiento. Es como creemos que es el mundo, lo que pasara en el futuro y la percepción que tenemos de nosotros mismos. Las creencias crean suposiciones y perjuicios en nuestra manera de sentir, pensar y actuar condicionando así la actitud y la toma de decisiones.


Las creencias limitantes son los resultados de varias de las experiencias que hemos vivido a lo largo de nuestras vidas y que en otras situaciones nos han sido validas. Se convierten en una percepción de la realidad que no nos dejan crecer, nos bloquean e impiden que alcancemos aquello que queremos y nos hace ilusión.

Los no puedo, no valgo... que están gravados en nuestro subconsciente configuran y condicionan nuestra vida, son obstáculos para conseguir nuestros objetivos que debemos superar para tener la vida que de verdad merecemos.

Nuestra mente está llena de creencias, toda nuestra manera de pensar se basa en ellas, y por desgracia la mayoría de las mismas no provienen de ti, no son parte de tu verdadero ser, sino fueron algo que te han transmitido durante toda la vida y se han vuelto una verdad absoluta para ti. Una vez que una creencia se instala en nuestra mente, la consideramos una verdad absoluta e irrebatible y actuamos en consecuencia.


Las creencias son esa voz interna que no te deja en paz. Ahora tienes que preguntarte si te son útiles, si esa manera de pensar y ver las cosas te ayuda a cumplir tus metas. Si están muy arraigadas destruirán tus perspectivas de cambio. Se convierten en obstáculos en nuestro camino.

Lo cierto es que no existe la verdad absoluta en nada y las creencias no son otra cosa que creaciones de nuestra propia mente que fueron útiles en su momento y ahora se ha quedado. Pero son relativas, son solo percepciones de la realidad que podemos cambiar.

Para poder ver hasta dónde te limitan tus creencias y como salir de su influencia, estos pasos te pueden ayudar:

La toma de conciencia es fundamental, el control es lo que hace poderosas a las creencias sin que nos demos cuenta de ello. Si las identificamos somos nosotros quienes tomamos el control. TOMA CONCIENCIA DE TUS CREENCIAS. Escribe tus creencias limitantes, mientras mas conscientes las hagas, mayor control tendrás sobre ellas y mas fácil sera substituirlas.


Una vez identificadas, el siguiente paso es desafiarlas y cuestionarlas. En la vida lo tenemos que cuestionar todo, empezar por nuestras creencias es el mejor paso. CUESTIONA TUS CREENCIAS. Mira la realidad de la vida desde otra perspectiva, desde otro punto de vista, eso te ayudara a cuestionar tus creencias y te dará una manera diferente de ver el mundo. Hay tantos mundos como puntos de vista. Explora cuantos mas mejor. Así será mas fácil cambiar.